08 diciembre 2010

Comunicación de Informe a la Cámara de Diputados

Durante la primera mitad de este año, establecí aislados y breves contactos con Roberto Fuentes, Secretario de la Comisión de Economía, Fomento y Desarrollo de la Honorable Cámara de Diputados de la República de Chile, que estudia el Proyecto de Ley que regula la venta y arriendo de videojuegos a menores de dieciocho años y exige control parental a consolas. A través de esos contactos, traté de conseguir una cita con la Comisión, que se reúne semanalmente los días martes, pero su agenda implicaba otras actividades y yo tuve que partir hacia Canberra. De modo que no fue posible entablar esta cita finalmente, a pesar de la buena disposición y recepción mostradas por Roberto. Él me señaló, en un mensaje remitido el 16 de junio, que le remitiera por escrito mi opinión acerca del Proyecto de Ley. Por ese entonces, ya tenía escrito el documento que publiqué recién el pasado 13 de noviembre en este mismo blog. Pero este día olvidé lo que me había dicho Rodrigo en junio y, consecuentemente, no le remití una copia de mi informe hasta el día de hoy. Me excusé invocando la distracción que me contrae la investigación académica por ahora, puesto que sinceramente creo que no debería haber olvidado un detalle tan importante y gentil a la vez.

Era justo que hubiese remitido el texto a Rodrigo el mismo día que lo publiqué o incluso antes, pero cometí la torpeza de olvidar sus palabras. Aún así, espero estar corrigiendo mi error al haber remitido hoy este documento en lugar de no enviárselo nunca.

13 noviembre 2010

Segundo Informe acerca de Proyecto de Ley

Tuve guardado este documento casi todo el año; pero no tengo el ánimo de intervenirlo nuevamente, para actualizarlo, de modo que he decidido publicarlo y comenzar a difundirlo ahora mismo.

En general, se trata de lo que cabría esperar: resumo la historia del proyecto de ley desde que fue planteado hasta su discusión en el Parlamento el 08 de octubre del año pasado; luego indico las observaciones ofrecidas por la ONG Derechos Digitales, las observaciones ofrecidas por mí mismo el 29 de noviembre del 2008 y aquellas que finalmente tomó en consideración la Comisión de Economía, Fomento y Desarrollo de la Cámara de Diputados; luego refuto la presencia de alguna relación causal entre violencia y videojuegos, citando dieciséis investigaciones a favor de mi postura; más adelante detallo lo expresado por la opinión pública acerca del proyecto de ley en distintos foros y blogs que, en general, se oponen en todo o en parte a lo que propone este documento, y termino por exponer mi propia opinión acerca del proyecto en general y acerca de cada una de sus secciones en particular.

Lo ofrezco para ser leído y para alimentar una opinión informada acerca de este proyecto de ley, opinión que —espero— estará en contra de él. Pueden leerlo o descargarlo desde aquí.

25 septiembre 2010

Cambio de servidor

Hace un par de semanas se cumplieron cinco años desde que comenzara a utilizar el dominio 'ludologia.cl'. En ese entonces, recién estábamos partiendo y, en consecuencia, solicité algún espacio en el servidor de la UMCE, donde era alumno de Pedagogía en Castellano. Dirigí una solicitud formal a don Carlos Troncoso, quien era Director del Departamento de Informática, y él la aceptó amablemente, concediéndome una carpeta para disponer de ella en el desarrollo del proyecto que había empezado. Recuerdo que también me reuní con él y se mostró muy entusiasta al considerar la posibilidad de colaborar con este proyecto de inspiración enteramente académica. Por estas razones, merece nuestro aprecio y agradecimiento.

Recién ayer hice la migración final de los archivos desde el servidor de la UMCE al espacio en el servidor de ChileAdmin que tengo contratado desde cuando comencé. Ahora las dependencias de los vínculos no están dirigidas hacia imágenes o archivos comprimidos que estén en el servidor de la UMCE, sino en el espacio dedicado para el dominio 'ludologia.cl'. Esto no significa un cambio notable: lo más importante que hay entre esos archivos son las copias de textos que son accesibles desde la sección «Bibliografía», la cual lleva bastante tiempo sin actualizarse. Pero esto no resulta tan importante ahora que contamos con publicaciones como Game Studies, Game Developer, Gama Sutra, Games are Art (aunque cambió su genial aspecto inicial), Game Now o el Japan Toy and Game Software Journal. También son recursos importantes la página del Center for Computer Games Research y algunos blogs, como el antiguo de Gonzalo Frasca, el de Jesper Juul, el de Mario Villagra o el de Daniel Jiménez. Un blog, llamado Impulso Solar, que no contenía un aporte muy relevante, aunque sí un espíritu admirable y digno de imitación era el escrito por Cristian Saavedra y Juan Pablo Núñez: lamentablemente, este blog ya no es publicado y su dominio está fuera de uso de acuerdo con NIC Chile, tal como el del inolvidable portal llamado Goetia. Los nostálgicos siempre podemos recurrir al Archivo General de Internet, aunque en el fondo aspiremos a ver en línea nuevamente aquello que hizo palpitar con más fuerza nuestro corazón hace algunos años. En verdad, si saben algo acerca de los autores del blog (o si ellos mismos leen este mensaje), pónganse en contacto conmigo porque me impresionó mucho su blog cuando lo leí la primera vez y apreciaria verlo nuevamente en funcionamiento.

Hay tareas pendientes, por cierto. Los próximos pasos en nuestra lucha contra el proyecto de ley que pretende limitar la comercialización de videojuegos, el análisis de las metodologías actuales en la medición de videojuegos contrastada con la propuesta en nuestro modelo y la continuación de otros estudios aplicando lo que resulte desde este análisis. Guardemos, al menos, la esperanza de que todo llegará a su debido tiempo.

28 marzo 2010

Proyecto de ley contra videojuegos: actualización

Ha pasado bastante tiempo desde que hice algo en relación con este proyecto de ley, pero he tratado de retomar la marcha durante estos días. En septiembre del año pasado, preparé un informe acerca del proyecto de ley y pretendía remitirlo a la Comisión de Economía, Fomento y Desarollo de la Cámara de Diputados, encargada de analizarlo. Sin embargo, no fue sino hasta el lunes que lo remití por correo electrónico, aprovechando de solicitar una audiencia a la Comisión. Telefoneé a la Comisión antes de remitir el mensaje para asegurarme, de alguna manera, de que sería recepcionado, de modo que tengo cierta confianza en que, esta vez, lo que digo no sea ignorado. Incluso tengo la esperanza de que me escuchen presencialmente en la Comisión, lo cual sería una excelente oportunidad para exponer los argumentos en contra de la formulación actual de este proyecto.

Si mis cálculos no yerran, estaré publicando el informe susodicho durante el próximo mes en este blog.